Diana Maffía: “No alcanza con prohibir el Rubro 59, el problema es mucho más profundo”

Para ver la revista completa hacé click aquí.

Diana Maffía

(Dip. Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires – Coalición Cívica).

“El decreto que lanzó la Presidenta fue una sorpresa para mucha gente porque era un tema que se venía discutiendo tanto en la Legislatura como en el Congreso Nacional y podría haber sido ley. Desde mi punto de vista considero que la prohibición sola no es el camino, tengo la impresión de que fue un decreto más movilizado por el odio a Clarín que por otra cosa, las propias organizaciones involucradas no fueron consultadas. Yo tuve varias reuniones con organizaciones que representan a personas en prostitución y tienen posiciones muy diferentes acerca de cómo ven su propia situación, hay quienes se consideran trabajadoras sexuales y quienes se consideran personas en esclavitud sexual. En lo que sí coinciden todas las organizaciones es en la necesidad de que mujeres y travestis en prostitución opinen de manera conjunta sobre la implementación de políticas públicas integrales para que toda persona que no quiera estar en esa situación pueda salir; en este punto no se avanza prohibiendo el rubro 59, porque los problemas que tenemos son mucho más profundos: explotación de la prostitución, tráfico de personas, trata de personas con y sin fines de prostitución, corrupción policial, violencia, etc. No hay duda, sin embargo, que prohibir los avisos es un impacto contra la cultura prostituyente, el aviso promueve un modelo estereotipado acerca del vínculo sexual que creo que es muy lesivo para hombres y mujeres, no se trata de censurar, se trata de prohibir la mercantilización de los cuerpos. El problema que tenemos es que se promueve la mercantilización de los cuerpos en un sistema donde la prostitución no está prohibida; algunas mujeres, en particular las de la CTA, que se consideran trabajadoras sexuales, dicen: “Para nosotras publicar un aviso es una manera barata y no riesgosa de ofrecer nuestros servicios sexuales”. Lo que vamos a ver es como, en pocas semanas, se amplían otros rubros como lo hacían antes: masajistas, servicios personales, acompañantes, lo que fuere y por otros medios. Si realmente hubiera voluntad de terminar con el mercado de los cuerpos, Aníbal Fernández no estaría como Jefe de Gabinete, habiendo sido cómplice de las fuerzas de seguridad corruptas y protectoras de prostíbulos durante 7 años; no habrían silenciado a la Ministra de Seguridad cuando salió a decir que el problema de la policía era la propia corrupción policial; le habrían dicho al gobernador kirchnerista de Santa Cruz, Daniel Peralta, que no saliera a defender a los dueños de los prostíbulos diciendo que “tienen lucro cesante porque las casitas son un lugar que forma parte de la cultura de Santa Cruz”. Entonces, si realmente hay voluntad las medidas no son prohibir los avisos de Clarín y con esto no estoy defendiendo al diario, creo que los avisos son repugnantes y que Clarín es un delincuente porque está dentro de la cadena de quienes lucran con la prostitución ajena y no sólo Clarín, hasta El Argentino que se hace el progresista y kirchnerista pone una mujer casi desnuda en la tapa todos los santos días en el diario que regala. Entonces, si lo que quieren es que el cuerpo no sea vendido como objeto que empiecen por sus propios medios de promoción política y partidaria, por los propios gobernadores que defienden el sistema prostituyente.

Con esta metodología el kirchnerismo no está acompañando la discusión sobre la reforma de la Ley de Trata de Personas, hay un proyecto de la Diputada Nacional Fernanda Gil Lozano muy avanzado en este sentido y el Gobierno no lo está acompañando y es lamentable porque la Ley de Trata salió muy rápido, enviada por el Ejecutivo, y logró transformar a la Trata en un delito federal lo cual es formidable porque permite perseguir al delito en cualquier distrito del país, cosa que antes no pasaba. Eso me parece un avance extraordinario pero, luego, hay muchas cosas que reformar, muchos puntos que parece que están hechos para encubrir a los tratantes más que para defender a las víctimas, por ejemplo el tema de la edad, que haya que demostrar – a partir de los 18 años – que no se consintió la propia esclavitud es aberrante y lo mismo con respecto a las penalidades, si te robas una vaca tenés entre 6 y 10 años de cárcel, si traficás una mujer tenés entre 3 y 5 años de cárcel… ¿Una vaca importa más que una mujer?

Reconozco que el decreto es un paso, pero es sólo un paso…insisto, la Presidenta prohibió los avisos pero no hace nada para investigar los lugares donde se ejerce la explotación de la prostitución ajena; no hace nada para que sus gobernadores no digan que el lucro con la prostitución es parte de la cultura de una ciudad, de una provincia…no alcanza con prohibir el Rubro 59, el problema es mucho más profundo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s