Londres 2012: David Cameron no logra capitalizar los Juegos

por Marcelo Justo abc.es 

Quien suma adhesiones es el alcalde conservador de Londres, Boris Johnson, gran favorito de las bases «tories» para sustituir al primer ministro al frente del partido

Los Juegos Olímpicos tendrán ganadores y perdedores en la arena del deporte, pero también en el circo de la política. Los ministros de la coalición de conservadores y liberales llegaban a estos Juegos 2012 con la expectativa de poner fin a una muy mala racha en lo político, pero todo parece indicar que el beneficiario será otro: el alcalde de Londres, Boris Johnson. Según una reciente encuesta entre “activistas” conservadores, el pintoresco regidor “tory” de la capital es el gran favorito para reemplazar al primer ministro, David Cameron. El sondeo publicada por la influyente web Conservative Home muestra que Johnson tiene un 32 por ciento de las preferencias, seguido por el ministro de Exteriores, William Hague, con un 24 por ciento, y el de Educación, Michel Gove, con un 19 por ciento. Más llamativo aún es que el hasta hace unos meses presunto delfín de Cameron, el ministro de finanzas George Osborne, solo consigue un 2 por ciento, sepultado por la grave crisis económica británica.

Las tribulaciones de Osborne son las de Cameron y la coalición que gobierna el Reino Unido desde mayo de 2010. Sus acciones cayeron en picado a partir de la presentación en marzo de un presupuesto considerado por muchos como impopular y favorable a las rentas más altas por la bajada del tipo alto del IRPF del 50% al 45%. El anuncio la semana pasada de un tercer trimestre consecutivo de crecimiento negativo le ha situado las cuerdas mientras que el alcalde de Londres, en cambio, parece ser el único conservador con las acciones al alza. En mayo fue reelegido en su cargo, propinándole a la oposición laborista la única derrota significativa en unas elecciones municipales que dieron la victoria a la izquierda, y que marcaron el punto más bajo de popularidad de la coalición.

Johnson fue a Eton, el elitista colegio de secundaria, como Cameron. Ambos fueron después aOxford, al igual que Osborne. Pero el estilo desenfadado del alcalde de la capital le hace diferente a todos. Es un político conservador hasta la médula que disfruta con la diversidad humana de Londres, un defensor de “la City” con un populismo natural que aprecian muchos fuera de la órbita “tory”. Tras su victoria, señaló que había ganado la reelección a pesar de “la lluvia, la BBC, el presupuesto y el apoyo de David Cameron”. No era exactamente una muestra de lealtad hacia Cameron, pero Johnson siempre ha jugado al filo de la navaja. Con un lenguaje llano y plagado de bromas que le da el valioso encanto de los “outsiders”, con el pelo rubio siempre despeinado, a medio camino entre el bufón y el político, Johnson ha logrado proyectar un aura de conservador excéntrico, capaz de cautivar a laboristas capitalinos de tibias lealtades políticas.

Esta apelación más allá de los colores partidarios surgió en vísperas de los Juegos, cuando fue interrumpido por una multitud en un acto en Hyde Park al grito de “Boris, Boris”. El alcalde captó como nadie el momento al llamar con nombre y apellido al precandidato republicano americano, Mitt Rommey, quien había cometido el temerario desatino de cuestionar si Londres estaba lista para los Juegos justo antes de visitar la capital inglesa la semana pasada. “He escuchado decir que un tío que se llama Mitt Romney no sabe si estamos listos. Ustedes ¿qué creen? ¿Estamos listos?”, preguntó a la multitud que, encantada, respondió que lo estaban. Lo máximo que ha logrado Cameron hasta ahora es publicar en Twitter una discreta fotografía en el vagón de metro en el que se acercó este lunes al Parque Olímpico.

Cuando un diputado conservador, Aidan Burley, criticó la ceremonia de apertura como “basura izquierdista y multicultural” por la presencia de ONGs, raperos y personal del Servicio de salud, fue Johnson quien dio la respuesta más contundente, cubriendo todo el terreno de la derecha a la izquierda: “Hay quien dice que fue una ceremonia izquierdista. Soy un conservador con “C” mayúscula y lloré lágrimas de patriotismo desde el principio”, dijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s