La política se va al mundo virtual

imagen: google

por Oriana Ramírez Figallo analítica.com

Los nuevos votantes conciben el mensaje político con mayor efectividad a través de los medios sociales. Una campaña estaría “incompleta” sin el empleo equilibrado del discurso físico y la web 2.0

Las redes sociales inciden de manera “muy poderosa e incluso determinante” en ciertos períodos electorales, explica el analista político Fernando Egaña.

Así rescata la campaña presidencial estadounidense del año 2006, que condicionó una nueva manera de hacer política. Esta se encargó de promover un manejo potenciado de los llamados “nuevos medios”. Las novedosas herramientas utilizadas resultaron ser un factor central en la causa de Obama.

Su uso no sólo fue beneficioso en la conquista de su nominación partidista, sino que fue contundente para lograr apuntarse hacia la Casa Blanca.

Un punto fundamental a resaltar, según el exministro de Comunicaciones, es que la web 2.0 es la herramienta juvenil por excelencia y que, a pesar de esta condición, “cada vez se difunde más entre los no tan jóvenes”. “Sin los medios sociales, no es posible que el mensaje llegue eficazmente a los nuevos votantes”, explicó.

La utilización profesional de la red sugiere varias funciones: la propagación del mensaje de campaña, la batalla dialéctica con los adversarios, la defensa y aclaratoria de los rumores falsos y malintencionados, la colaboración en la organización del voluntariado político, la recolección de fondos para la campaña, la comunicación constante y efectiva con la base política y con la base potencial de apoyo, entre otros aspectos.

Egaña sugiere que la red se ha convertido en una estructura esencial para las campañas políticas y su éxito. “Un mecanismo de evaluación sería la resonancia, multiplicación del mensaje y su tendencia positiva. Otro resultaría la constatación del cumplimiento de los fines, como por ejemplo el combate de rumores falsos o interesados o el posicionamiento de una idea o tópico de opinión”.

ÉXITO JUVENIL La intensidad de la identificación juvenil con una determinada causa refleja el nivel del éxito de su propagación web. En consecuencia, una estructuración positiva de esta índole podría evidenciarse al analizar los “muy buenos ejemplos”, según Egaña, que dieron las campañas en contra de los regímenes autocráticos de Túnez y Egipto a comienzos del 2011.

Sin embargo, “una campaña electoral que sólo se lleve a cabo a través del ciberespacio es una que estaría incompleta”.

Su efectividad no sería tan certera, pues es vital la presencia física en las calles, la emoción del acompañamiento colectivo y personal, el contacto directo y testimonial con los distintos electores

COTIDIANIDAD VIRTUAL A pesar de los beneficios que ha traído el ciberespacio al siglo XXI, surge la polémica del acaparamiento de lo público y lo físico desvanecido por lo virtual.

Aquí se incluye el sufragio.

Esta pérdida significaría la ausencia de la comunicación presencial en la política. El espacio vital de interacción políticoelector se vería afectado ante esta la posible situación, otorgándole así vacío al sentido más personal, gregario y humano del concepto de transmisión de ideales.

Para que el mundo tácito que proporciona Internet se convirtiese en el escenario central de la política, sería necesario que este tuviese un enorme parecido al mundo real, sugirió el especialista. “La política sería un fenómeno muy dinámico, cambiante, acelerado, instantáneo y atomizado”, indicó.

Es prácticamente imposible que hoy en día el ámbito político no juegue un papel importante ante los avances tecnológicos y conectivos. Sin embargo, durante una campaña electoral en la que el participante intenta convencer al elector, es necesario afincarse en las relaciones personales, afectivas y sociales de la realidad humana.

POLÍTICA 2.0 Las redes sociales han demostrado ser factor determinante en la promoción y organización de encuentros políticos. Evidenciado por primera vez en un escenario conflictivo en las elecciones iraníes del año 2009. El mundo abrió los ojos ante un elemento que daría un giro radical al sistema de movilización y de información internacional, la web 2.0.

El profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, Rafa Rubio, hace una acotación interesante sobre el tema. Alega que “en Internet no se ganan votos, pero sí elecciones”. Lo cierto es que este medio representa un elemento que no debe ser abandonado. Utilizando Facebook, Twitter, Youtube, Sms, entre otros, como puente, la popularidad de un candidato puede aumentar o disminuir en cuestión de minutos. El mundo actual está conectado y abandonar ese lazo es aislarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s