Italia se prepara para las cruciales elecciones parlamentarias del 24 y 25 de febrero

italia eleccionesPor Francoise Kadri (AFP)

ROMA — Italia, golpeada por la crisis económica y los escándalos de corrupción, celebra el 24 y 25 de febrero elecciones legislativas cruciales en las que se juega su estabilidad política.
El candidato favorito Pier Luigi Bersani, de centroizquierda, que desde hace casi un año gozaba de una cómoda ventaja, podría verse obligado a formar una alianza con el primer ministro saliente y tecnócrata Mario Monti para poder gobernar ante el sorprendente avance en el último mes de la derecha de Silvio Berlusconi y del cómico “anticasta” política Beppe Grillo.
Unos 47 millones de italianos han sido convocados a las urnas para renovar el Parlamento, formado por la Cámara de Diputados (630) y el Senado (315) más cuatro senadores los vitalicios.
Según los últimos sondeos disponibles, la coalición de centro izquierda liderada por Bersani ganaría los comicios con 2,5 a 4,5 puntos de ventaja sobre la derecha de Berlusconi, que podría lograr un empate en el Senado, gracias al premio que se adjudica según la región.
Pero el clima electoral ha sido eclipsado la última semana por la histórica renuncia el lunes pasado del papa Benedicto XVI y los programas de televisión y radio se han dedicado de lleno a la inédita decisión del pontífice.
Berlusconi, que basó toda su campaña en apariciones en todos los canales de televisión, enardeciendo a sus bases y prometiendo la eliminación de impuestos, había logrado una remontada especular con esa estrategia mediática. “El anuncio del Papa frenó la corriente a favor de Berlusconi, le quitó visibilidad y espacio mediático”, explicó a la AFP el politólogo Roberto D’Alimonte.
Además, Italia ha sido golpeada en estos días por una serie de escándalos de corrupción que han afectado a los partidos políticos tradicionales y favorecido la figura del recto jefe de gobierno saliente, Mario Monti, quien también ha aprovechado ampliamente la pantalla pequeña e internet para denunciar los escándalos, tal como ocurrió en 1992, con ‘Tangentopoli’, que sentó en el banquillo de los acusados a más de 4.000 empresarios y representantes de todas las formaciones políticas.
La izquierda, que contaba con un cómodo 33 al 34% de los votos, aspira a ganar la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados gracias al engorroso sistema electoral en vigor, pero le apareció inesperadamente el juez antimafia Antonio Ingroia, recién llegado a la política con el movimiento Revolución Civil, quien le puede quitar votos, ya que se dirige al mismo electorado.
“Lo máximo a lo que puede aspirar Bersani es a mantenerse en el mismo nivel”, estima D’Alimonte.
El perfil serio y tranquilo de Bersani es completamente diferente al de sus mayores rivales y, en particular, al de cómico Beppe Grillo, emblema de los indignados, quien con su Movimiento 5 Estrellas, con una plataforma para reducir el número de parlamentarios y la exigencia a los bancos de responsabilizarse de sus pérdidas, está canalizando la ira de los jóvenes contra la clase política. Grillo, que promete también otorgar un sueldo fijo a los desempleados, se ubica en el tercer lugar, con el 14 al 18%.
Es además el único que contra viento y marea ha recorrido la península en pleno invierno para realizar multitudinarios mítines y acaparrar los titulares de los diarios con sus atropelladas denuncias. “Es posible que se adjudique el 20% de los votos tal como el partido de Berlusconi”, comentó D’Alimonte, al referirse al nuevo fenómeno de la política italiana, acusado de populismo.
Por otro lado, la irrupción en la política de Monti en diciembre genera interrogantes y, si bien se ubica entre el 10 al 14%, el jefe de gobierno saliente padece las consecuencias de la crisis económica que afecta la península, con un PIB negativo (-2,2% del 2012).
La batalla de Berlusconi junto con la populista Liga Norte por la próspera Lombardía es clave para hacerse con el Senado, ya que esa región, junto con Sicilia, Veneto y Campaña, otorgan un elevado número de escaños.
“Grillo le roba votos a Berlusconi y a la Liga”, sostiene el experto, que recuerda los escándalos que han afectado a conocidas personalidades de la derecha, entre ellos el influyente presidente de la región de Milán, el católico Roberto Formigoni del PDL, conectado con importantes círculos de poder. “Ello podría favorecer la victoria de Bersani en las dos salas del Parlamento”, sostiene D’Alimonte.
El escenario peor, que todos los editorialistas examinan, es que Italia se encuentre el 25 de febrero con dos mayorías diferentes en la Cámara de Diputados y en el Senado. La Constitución adjudica el mismo peso a las dos salas del Parlamento y esa posibilidad significaría la temida ingobernabilidad, lo que preocupa en los mercados y afectaría la tercera economía de la zona euro, sumamente endeudada y en recesión.
Los politólogos sostienen que en caso de que no se alcance la mayoría en el Senado, existe “un pacto de acero” entre la izquierda de Bersani y los moderados de Monti para gobernar, con el tecnócrata como ministro de Economía o en la presidencia del Senado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s