Malí busca superar el caos con la celebración de elecciones presidenciales

bandera de malipor deia.com

EL GOBIERNO TRANSITORIO Y LOS REBELDES TUAREG FIRMARON EN JUNIO UN ACUERDO DE PAZ

Malí celebra elecciones presidenciales el próximo domingo, las primeras tras el golpe de Estado de marzo de 2012. El objetivo es claro: lograr un presidente y un gobierno fuertes, respaldados por las urnas y con apoyo internacional. Para ello, la intención de las autoridades y de la comunidad internacional ha sido desde un principio que las elecciones abarquen también al territorio Azawad, escenario de un conflicto aún latente. Los desafíos son enormes: la violencia islamista, en forma de atentados suicidas y ataques, continúa en el bastión tuareg y los 400.000 refugiados y desplazados aún no han regresado al territorio, lo que complica el censo y la distribución de carnés electorales. El martes, Acnur advirtió de que la mitad de los refugiados que se encuentran en Burkina Faso, Mauritania y Níger no están inscritos en el registro civil para poder votar en las elecciones.

“Es urgente que las autoridades publiquen rápidamente las listas de votantes, actualizadas por última vez en el año 2011, y que repartan las tarjetas electorales, especialmente en los campos de refugiados y áreas remotas”, pidió el portavoz del Acnur, Adrian Edwards. El pasado 18 de junio, el Gobierno de transición maliense, el Movimiento de Liberación Nacional del Awazad (MLNA) y el Alto Consejo por la Unidad del Azawad (ACUA) firmaron un acuerdo para la realización de las elecciones presidenciales en Kidal, bajo control de grupos armados tuaregs, que prevé, a cambio, el inicio de conversaciones de paz sesenta días después de la celebración de los comicios para determinar el estatuto administrativo del territorio y estrategias de desarrollo para la zona.

El pacto de Uagadugú ha permitido la vuelta del Ejército y la administración civil maliense a Kidal y el despliegue de las fuerzas de seguridad, supervisado por la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Malí (MINUSMA) y la misión de Francia.

París lanzó el pasado enero una operación militar para expulsar a los grupos fundamentalistas que se hicieron con el control del Azawad aprovechando el caos. Un mes después del inicio de la intervención, el MNLA tomó el control de Kidal. Ahora se teme que los yihadistas hagan acto de presencia en las elecciones en forma de atentados como los que se han cometido en los últimos meses en Malí y Níger. La Unión Europea ha dado su respaldo a los comicios, que considera “un gran paso adelante en el proceso hacia la vuelta plena al orden constitucional en todo el territorio maliense”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s