El fraude electoral y la violencia amenaza a casi la mitad de los municipios de Colombia

cauca-colombia--644x362Por ABC.es

 

A menos de un mes de las elecciones legislativas y municipales en Colombia, los expertos lanzaron una voz de alerta. En un informe entregado a los medios, la Misión de Observación Electoral (MOE), dijo que, si se compara con las elecciones de 2010, hay un 30% más de municipios en Colombia amenazados por fraude electoraly violencia (260 municipios, es decir, casi la mitad del país). De estos, según la MOE, 17 están en riesgo extremo, como, por ejemplo, Murindó (Antioquia), Samaná (Caldas) y El Paujil (Caquetá).

«La influencia de la violencia está más relacionada con temas económicos y con intereses más locales (…)», justificó Alejandra Barrios, directora del MOE. Pero para el analista y director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia Agudelo, hay también un ingrediente político hasta ahora desconocido: las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, primera guerrilla del país en negociaciones de paz con el actual Gobierno) están haciendo política y «orientando» a la comunidad en cuestiones electorales.
«Lo que hemos advertido en once visitas que hemos hecho a las zonas claves donde están las FARC es que están en una labor política y social, y tienen una especie de manual de 42 puntos para “orientación” de las comunidades. Uno ve que están preparando el postconflicto», dijo Valencia durante la entrega del informe.

Para él, esta labor no deja de ser intimidante pues las FARC aún tienen las armas en la mano y aunque el manual, al parecer, está siendo distribuido entre las milicias del grupo rebelde, lo cierto es que lo está recibiendo también la población civil en provincias donde las FARC han estado presentes durante décadas como Caquetá, Putumayo, Arauca y Antioquia.

Bandas emergentes
Aparte de las FARC, Barrios habló de otros grupos, en concreto de las llamadas bandas emergentes. Estas bandas están compuestas por paramilitares de extrema derecha, que combatían en la década de los ochenta a las guerrillas de izquierda. Aunque los paramilitares se desmovilizaron hace más de una década y muchos de sus líderes fueron extraditados a Estados Unidos, luego se re-organizaron en las llamadas bandas criminales (Bacrim). Para financiarse, las Bacrim persiguen intereses económicos específicos, como extorsiones a las empresas mineras. También coartan a la población con matanzas selectivas.

Los efectos de la intimidación armada ya se empiezan a ver. Para las elecciones al Senado, por ejemplo, Barrios contó que hay un 38% más de municipios en riesgo frente a 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s